Los guerreros vinotinto regresaron al país por todo lo alto



La selección nacional Sub20 arribó ayer al país donde fueron recibidos por sus padres, familiares y fanáticos que se hicieron presentes en el Aeropuerto de Maiquetía

Ambiente de celebración, algarabía y emoción colmó el aeropuerto Internacional de Maiquetía con la llegada de la selección nacional Sub20 tras obtener el subcampeonato en la Copa Mundial de la FIFA celebrada en Corea del Sur.

Con un recibimiento de altura, la delegación nacional arribó ayer a suelo venezolano desde Francia, donde familiares y amigos le dieron una merecida bienvenida a los jugadores que lograron la mejor actuación de una selección nacional en un Mundial.

“Aquí están sus campeones, disfrútenlos. Bendita todas las madres de estos muchachos”, comentó el seleccionador Rafael Dudamel al bajarse del avión. 19 de los 21 jugadores llegaron junto al cuerpo técnico, solamente Adalberto Peñaranda, por sufrir una fractura en su pie izquierdo en la final, y el capitán Yangel Herrera, quien tuvo que reportarse con su club, el New York City estadounidense  no pudieron venir al país.

Los padres de cada uno de estos “héroes” esperaron con ansias para abrazar a sus “campeones” después de estar tanto tiempo lejos de casa, por lo que los sentimientos se vivieron a flor de piel.

“Me siento orgulloso de mi hijo, emocionado de lo que nos regalaron estos muchachos. Para nosotros ellos son campeones”, comentó Pablo Peña, padre de Ronaldo Peña, autor del primer tanto de la Vinotinto en el Mundial Sub20.

Por su parte, Janeth Lezama, mamá de Sergio Córdova, goleador de Venezuela y autor de uno de los diez tantos nominados al mejor gol del torneo definió a su hijo como un orgullo para toda la familia Córdova Lezama.

“No hay palabras para mostrar lo emocionada que estoy. Ver como ellos nos llevaron a una final de un Mundial nos llena de esperanzas y más en estos momentos que como país la necesitamos”, expresó.

A pesar de que los encuentros de Venezuela fueron en su mayoría muy temprano en la mañana, la señora Janeth “madrugaría de nuevo para volver a ver a mi hijo ser uno de los mejores del mundo. Valió cada segundo”.

Otra de las madres orgullosas fue Carmen Hernández, quien puede jactarse de tener como hijo al único jugador venezolano en disputar dos mundiales en  distintas categorías. Se trata del defensor José Hernández.

“Estoy inmensamente feliz de tener a un hijo doble mundialista y sé que vienen muchos más. Deseo que este sea el inicio de una carrera exitosa en su vida, sé que triunfará en grande”, comentó la señora Carmen.

“Es algo grandioso este orgullo y alegría que siento de esta selección. Ver como la gente recibe con tanto cariño a nuestros héroes, es increíble, ahora vienen cosas mejores”, expresó Williams Velásquez, padre del defensor central de la Vinotinto.

Mientras que Zurisaday García, madre del defensor Josua Mejías no pudo contener las lágrimas al ver de nuevo a su hijo llegando al país, esta vez como subcampeón del mundo.

“Me siento orgullosa, feliz de ver como logró este sueño que inició con el primer módulo allá en 2015. Como madre estoy contenta y también como venezolana por haber dejado muy en alto el nombre de nuestro país”, comentó.

La celebración continuó con una gran caravana que recorrió gran parte del norte, oeste y centro de la capital hasta llegar al estadio Olímpico de la UCV, donde fueron recibidos por los fanáticos que llenaron el recinto de los Chaguaramos para vivir con emoción el gran torneo disputado en Asia.

Esta selección quedará en la retina de cada uno de los 30 millones de venezolanos. Con un buen fútbol, con entrega en la cancha y con mucho trabajo de por medio, esta Vinotinto Sub20 demostró que el balompié nacional tiene futuro.

Fuente: El Universal

Dejanos tu Comentario