Ministerio del Turismo promueve I Feria Gastronómica en Amazonas



Desde el 12 al 16 de abril, el mañoco es el  protagonista de este sabroso evento que llena de tradición y gusto las instalaciones del hotel amazónico.

Caracas.- Con profundas raíces indígenas se está  presentando la primera Feria Gastronómica en el Hotel Venetur Amazonas.

Este espacio es ideal para que el “mañoco” se exhiba en todas sus presentaciones.  Desde el 12 al 16 de abril, este platillo es el  protagonista de este sabroso evento que llena de tradición y gusto las instalaciones del hotel amazónico.

La actividad  culinaria cuenta con cocina en vivo en las manos expertas del chef Ronald Valderrama quien preparará payara, pescado de río de singular sabor, acompañado con cabeza de gallo, una ensalada con tomates, cebolla, perejil y  un agregado de mañoco, entre otros ingredientes típicos de la región. 

Lo más dulce de la mesa estará a cargo de Sandra López quien mostrará la versatilidad de la harina. Tartaleta, helado y quesillo de mañoco cautivarán con el sabor exótico de la región indígena, informó el ministerio del Turismo.

Cata de vino, degustaciones y exhibiciones se harán presentes para que propios y visitantes saboreen el misterioso arte de la cocina indígena. La mesa está servida para recibir a los turistas que prefieran este destino en la época litúrgica.  

Un sabor ancestral 

El mañoco tiene una asombrosa historia de procesamiento a manos de nuestros ancestros quienes conocieron las bondades alimenticias de este regalo de la naturaleza. Los indios Arahuacos y Tainos dejaron una impronta imborrable en las  tradiciones del pueblo venezolano.

La “yucca”, como también se le conoce, es remojada en un “catumare” a  orillas del río Orinoco, ya reblandecida se rayaba sobre la superficie de una gran piedra. Posteriormente se coloca en cestas cilíndricas de palma llamada “catibía”, durante tres días para su fermentación. Esta transformación es conocida como “murujúi”.

La harina de yuca se introduce en un sebucán, herramienta de bejucos entrelazados que se cuelga de un gancho, para la extracción de todo el líquido. Luego se cierne en una “guapa” grande para convertirla en una harina basta y gruesa que se coloca al sol revolviéndola continuamente para su total secado. 

Esta ancestral práctica sigue presente en el pueblo del estado Amazonas y el gusto de sus productos como el mañoco y el casabe han conquistado el paladar nacional.

Fuente: El Universal

Dejanos tu Comentario