Museos: “Menos cambios de nombre y más compromiso”



Expertos creen que cambiar el nombre del MACC es un “acto de banalidad”

El ministro de Cultura Ernesto Villegas anunció el pasado domingo que el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas (MACC) se llamará  en lo sucesivo Museo de Arte Contemporáneo Armando Reverón.

En 1990, esa institución pasó a llamarse Museo de Arte Contemporáneo Sofía Ímber, homenaje a su fundadora que duró hasta 2006 cuando, por decreto del Ministerio de la Cultura, regresó a su anterior denominación.  

En referencia al cambio de nombre del recinto, el curador e investigador Alberto Asprino expresa que eso no agrega absolutamente nada a la trayectoria de Armando Reverón porque la esencia de este artista está en el mar, en la costa del litoral, “su vida está en su obra”.

“Diría que es un acto de banalidad, no tiene ningún sentido, no le aporta nada al arte venezolano. Considero que los nombres se colocan para adornar o por intereses. Si fuese en vida tendría sentido, pero después de fallecido no vale la pena”, agrega Asprino.

Por su parte, Miguel Miguel García, curador, museógrafo, investigador y crítico de arte, indica que Reverón es el principal exponente de la pintura y el arte, pero no es acertado colocar su nombre al MACC.

“En todo caso, si desean rendirle homenaje a su legado, deberían hacerlo en lo que fue El Castillete de Macuto, Vargas”, comenta el también director de Espacio Monitor. 

Y Asprino se pregunta por qué en todo caso no le colocaron el nombre de Reverón a la Galería de Arte Nacional, “lo que estaría más justificado”.

Ambos expertos coinciden en que si se trata de ponerle un nombre al MACC, éste debería ser el de Sofía Ímber, quien hizo posible tener una institución de tal envergadura en el país.  “Sofía logró convertir una plaza de exhibiciones en un Complejo Cultural de referencia en Latinoamérica”, precisa Miguel Miguel.

“Espero que la decisión resuelva las deficiencias que presenta el museo, que lo que necesita es menos cambios de nombre y más compromiso”, concluye Asprino.
 

Fuente: El Universal

Dejanos tu Comentario