El asma mal tratada puede causar obesidad en el futuro



Si no se cumple el tratamiento de manera adecuada, esta enfermedad puede limitar la actividad física y convertir al niño en una persona sedentaria.

El sedentarismo es un factor de riesgo de la obesidad, por este motivo cuando un niño sufre de asma o de cualquier afección pulmonar, debe ser tratado de manera inmediata para que de esta manera pueda llevar una vida como un niño normal.

El pediatra Pedro Del Castillo, autor del libro Tu pediatra a la mano, explica que los pacientes asmáticos pueden realizar cualquier deporte siempre y cuando cumplan al pie de la letra el tratamiento.

Cuando esta enfermedad está mal tratada limita la posibilidad de practicar deporte por lo que puede provocar sobrepeso u obesidad. 

Del Castillo explica que el tratamiento de esta enfermedad en muchas ocasiones no se cumple por múltiples razones como el mal diagnóstico, falta de medicamentos o por abandono de los mismos.

Muchas veces el asma mal tratada hace que los niños abandonen el deporte que están practicando y se conviertan en personas sedentarias. La idea es que se controle bien esta patología para tener una calidad de vida más óptima, dijo el especialista.

Hay que saber elegir

Del Castillo explica en su libro que el cloro actúa como irritante de las vías respiratorias  que, combinados con el sudor, la orina y la presencia de agentes infecciosos favorece la formación de cloraminas que dañan la vía aérea, por eso es importante saber elegir la piscina.

“Los médicos recomiendan la natación como deporte preferencial para los asmáticos pero se debe prestar atención a la calidad de las piscinas”, dijo.

Fuente: El Universal

Dejanos tu Comentario