Estudios demuestran carácter amistoso de la civilización fenicia



Los autores analizaron la composición genética de estos restos para investigar cómo los fenicios se integraron en las comunidades sardas.

Washington.- El análisis del ADN de restos fenicios encontrados en Cerdeña-Italia y Líbano demuestran el carácter amistoso de esa antigua civilización, según un estudio publicado hoy en la revista Plos One. 

Los autores de este estudio analizaron la composición genética de estos restos para investigar cómo los fenicios se integraron en las comunidades sardas al establecerse en la isla italiana a partir del 900 a.C. 

Los investigadores estudiaron los genomas mitocondriales, que son heredados por la madre, en una búsqueda de marcadores de ascendencia fenicia, y encontraron evidencias de la continuidad de algunos linajes de los indígenas sardos después del asentamiento fenicio. 

“Esta evidencia de ADN refleja la naturaleza inclusiva y multicultural de la sociedad fenicia; nunca fueron conquistadores, sino exploradores y comerciantes”, apuntó Pierre Zalloua, investigador de la Universidad Libanesa-Americana de Beirut (Líbano). 

Estos resultados sugieren que hubo integración entre los sardos y los fenicios en el Monte Sirai, una región del sur de Cerdeña conocida por los hallazgos arqueológicos de esa época, informó Efe. 

Además, determinaron que había un cierto grado de movilidad femenina y diversidad genética en las comunidades fenicias, lo que indica que la migración y la asimilación cultural eran “frecuentes”. 

Para los autores, este estudio proporciona importantes pistas acerca de la expansión cultural, la asimilación y la movilidad de la población del Mediterráneo entre los siglos V y III a.C. 

“Los datos recopilados demuestran que tanto la migración como la asimilación cultural fueron comunes en esa época, lo que resultó en comunidades sorprendentemente cosmopolitas”, redactaron. 

El equipo científico de la universidad libanesa estuvo acompañado por los investigadores de la Universidad de Otago en Nueva Zelanda. 

Fuente: El Universal

Dejanos tu Comentario