La aspirina podría reducir el riesgo de sufrir cáncer en conductos biliares



Un estudio estadounidense descubrió que quienes la consumen tienen entre 2,5 y 3,5 veces menos que quienes no la ingieren.

Un equipo de investigadores estadounidenses descubrió que el consumo de aspirina tiene relación con un riesgo significativamente menor de desarrollar cáncer de los conductos biliares, también conocido como colangiocarcinoma. Los resultados se publicaron en Hepatology.

El estudio, elaborado por científicos de Clínica Mayo, descubrió que las personas que toman aspirina tienen una probabilidad menor de por lo menos 2,5 a 3,5 de desarrollar cáncer de los conductos biliares, comparado frente a quienes no toman aspirina, según explicó Lewis Roberts, autor del estudio, gastroenterólogo y hepatólogo.

El de los conductos biliares es un cáncer raro que aparece en las delgadas vías, los conductos biliares, que transportan el líquido digestivo a través del hígado. La enfermedad ocurre mayormente entre personas de más de 50 años y puede provocar síntomas como amarillamiento de los ojos y la piel, comezón intensa en la piel y heces de color blanco. El cáncer de los conductos biliares es un tipo agresivo de cáncer que avanza rápido y es difícil de tratar.

“Se sabe que la inflamación continua e incesante es uno de los principales factores que promueve el cáncer de los conductos biliares”, comenta Roberts. “La aspirina, con sus propiedades antiinflamatorias, puede reducir el riesgo de cáncer de los conductos biliares al disminuir la inflamación a través de la inhibición de una enzima llamada ciclooxigenasa (COX), que es conocida por promover inflamación”.

Además de la vía de la enzima COX, Roberts dice que otros estudios han demostrado que la aspirina obstaculiza más cascadas de señalización celular que promueven el desarrollo del cáncer. “Se ha seguido acumulando pruebas respecto a que el consumo regular y prolongado de la aspirina está relacionado con menor riesgo de varios tipos de cáncer, especialmente gastrointestinales”, añade el médico.

Sin embargo, no se sabe si es completamente seguro administrar aspirina para prevenir el cáncer. Roberts y sus colegas dicen que es necesario realizar otros estudios de confirmación, antes de que se pueda recomendar la aspirina para prevenir el cáncer de los conductos biliares. Los futuros planes incluyen estudios poblacionales, creados para confirmar las asociaciones de la aspirina con menor riesgo de desarrollar cáncer de los conductos biliares, así como ensayos clínicos entre personas con alto riesgo de desarrollar cáncer de los conductos biliares.

Los datos del estudio fueron recolectados del registro de neoplasia hepatobiliar y del biobanco de Clínica Mayo y del Proyecto Epidemiológico de Rochester.

 

Fuente: El Universal

Dejanos tu Comentario