Un hospital infantil argentino convierte su resonador en una nave espacial



Los pequeños pacientes del Garrahan, en Buenos Aires, ya no entrarán a un intimidante aparato para hacerse sus exámenes imageneológicos. Ahora vivirán una aventura galáctica, junto a un simpático extraterrestre. 

¿Qué es la empatía? Es la capacidad genuina de un individuo de situarse en el lugar del otro. Pero cuando este sentimiento reflejo va más allá y se utiliza para hacer sentir mejor al otro, podría hablarse de una “empatía activa”.

Es, quizás, lo que motivó a los médicos y directivos del hospital infantil Garrahan, en Buenos Aires, a restarle el aire intimidante a su resonador magnético y convertirlo en una aventura amigable para sus pequeños pacientes, que casi siempre se ponían muy nerviosos al tener que entrar en el estrecho tubo. Ahora, toda la sala es una gran aventura, y los niños no están solos. Cuentan con un amigo dinosaurio que los guía a la aventura y un amigo extraterrestre, a quien deben ayudar a encontrar su cohete. 

La iniciativa se llama “una aventura espacial” y se desarrolla en una área de 291 metros. La sala médica donde está el resonador, “la ciudad perdida” y cuenta con una mina abandonada, una cascada y un templo. Al niño se le va contando un cuento que lo guía en su aventura.

En la mina encantada, los chiquitos encontrarán un enorme fósil de dinosaurio que les dará la bienvenida y los dejará entrar a la “sala de las joyas” y luego al puente sobre la cascada que les dará el paso a una misteriosa puerta. Detrás de ella, está el templo de la ciudad perdida y, en medio, el cohete espacial que llevará a un alienígena a su planeta y a los niños a hacerse el examen de imágenes.  

Todo esto busca emplear menos anestesia para hacer el examen de diagnóstico a los niños. Al estar más relajados, no necesitan un tranquilizante farmacológicoTodo esto implica menos riesgo para los pequeños y menos gastos en fármacos para el hospital. “Nos preocupaba la ansiedad que genera en los pacientes ingresar al resonador“, le dijo a Efe José Lipsichcoordinador de Diagnóstico por Imágenes del Garrahan.

Cada vez que se abre la puerta del resonador se escucha guau’“, contó Lipsichquien dijo que se atrevieron “a hacer algo diferente e innovador” porque “va a dar muy buenos resultados“. 

 El proyecto contó con apoyo del gobierno argentino. La Casa Rosadasede presidencialdifundió en sus redes sociales el video con la inauguración del resonador galácticoAunque tiene muchas declaraciones políticastambién ofrece un paseo por la nueva aventura espacial

Fuente: El Universal

Dejanos tu Comentario